Algunas conversaciones pueden ser difíciles, pero son necesarias. En lugar de ignorar los problemas difíciles o algún compromiso que no es satisfactorio e incluso dominante, ¿Cómo se vería tener una conversación en la que el objetivo no es ganar o perder, sino en vez, obtener un entendimiento más profundo y mayor apreciación du sus ideas y las de los demás? El Proceso del Círculo es una manera de tener conversaciones profundas y significativas en el que todos los participantes honran a Dios y unos a otros.

En GNJ creemos que tener conversaciones saludables sobre temas controversiales es esencial para nuestra salud y crecimiento como individuos y como iglesia. Tenemos facilitadores/as capacitados/as que están listos/as para ayudar a su congregación con estas conversaciones.

Toda conversación saludable comienza con preguntas que nos ayudan a reflexionar y examinar los temas bajo discusión desde una variedad de puntos de vista. En nuestro conflicto actual sobre el tema de la homosexualidad, ¿Qué preguntas usted cree la iglesia necesita discutir (hasta tres,)?

 

Las conversaciones difíciles no suelen ir bien sin un proceso saludable que incluya compartir nuestras opiniones y escuchar a los demás. Para las conversaciones más difíciles y conflictivas, recomendamos encarecidamente un facilitador externo capacitado. Puede recibir un facilitador poniéndose en contacto con Nicola Mulligan en NMulligan.gnjumc.org

Nos alegra que está pensando en ir más profundo, más ancho y avanzar en su fe y que está dispuesta/o a considerar el tener conversaciones importantes. Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros y nosotras

John Schol, Obsipo
La Iglesia Metodista Unida
Greater New Jersey